Estudio de ADN revela especies en peligro en sopa de aletas de tiburón

Según un análisis científico sin precedentes realizado por la Universidad Stony Brook y el Field Museum de Chicago, con el respaldo del Pew Environment Group, la sopa de aleta de tiburón que se sirve en 14 ciudades estadounidenses contiene especies en peligro, como la cornuda común, que figura en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una especie en peligro en todo el mundo.

“Las pruebas de ADN confirman una vez más que se mata una gran variedad de tiburones por el comercio de las aletas, entre los que hay especies en grave peligro”, dice el doctor Demian Chapman, que fue uno de los que dirigió las pruebas de ADN del Instituto para la Ciencia de Conservación del Océano de la Universidad Stony Brook, en Nueva York. “Los consumidores estadounidenses de aletas de tiburón no pueden tener certeza de lo que hay en sus sopas. Podrían estar consumiendo una especie en grave peligro.”

Además de cornuda común, el grupo de científicos halló que entre las 32 muestras identificadas como tiburones había cornuda cruz, cazón y mielga, que figuran en la lista como vulnerables a la extinción, como así también otras especies al borde del peligro, como los tiburones sarda y cobrizo.

“Esta es otra prueba de que la sopa de tiburón aquí en Estados Unidos –no sólo en Asia- contribuye al declive global de los tiburones”, afirma Liz Karan, directora de conservación global de tiburones del Pew Environment Group. “Los tiburones deben ser protegidos de la sobrepesca y el comercio internacional de estas especies vulnerables y en peligro debe regularse de forma estricta.”

La investigación del Dr. Chapman combina análisis de ADN con datos ecológicos para comprender mejor la biología de la población, la evolución y la ecología de los grandes vertebrados marinos, en particular de los tiburones y sus parientes. El científico trabajó con el laboratorio Pritzker en el Field Museum de Chicago para modificar las técnicas actuales de código de barras de ADN para identificar fragmentos de ADN de tiburones que se habían deteriorado en el tratamiento de las aletas y en la cocción.

Es la primera vez que se analiza la sopa de tiburón a una escala grande y en todo el país.

Se recolectaron muestras en Albuquerque, Atlanta, Boston, Chicago, Denver, Fort Lauderdale, Florida, Houston, Las Vegas, Los Ángeles, Nueva York, Orlando, San Francisco, Seattle, y Washington, DC.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : Fis