Boyas flotantes ayudan a recolectar datos ambientales

En anticipación por el Día de la Tierra, alumnos de varias escuelas del área de Boston ayudaron a preparar e instalar boyas flotantes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), para colaborar con el despliegue global para recolectar datos ambientales. Los estudiantes instalaron boyas en el santuario marino nacional del Banco de Stellwagen, en el golfo de Maine.

“Una boya flotante es como un mensaje en una botella en el siglo 21, excepto que está equipada con sensores oceanográficos y climáticos que permiten transmitir las mediciones científicas por satélite, lo que nos ayuda a comprender los océanos”, dijo la doctora Kathryn D. Sullivan, viceadministradora de la NOAA y exastronauta. “Con más conocimiento, podemos predecir el paso de los huracanes que se aproximan, la distribución de los peces y otras especies marinas y el destino de la contaminación y los restos marinos. Los estudiantes de escuelas de todo el país pueden tener un flotador y seguir su viaje por Internet. Esta relación hace que el clima y la ciencia oceánica sean más tangibles, dado que los estudiantes descubren el trabajo del planeta a través de la lente de sus boyas.”

Este año, la NOAA respalda la colocación de boyas flotantes en el océano a cargo de los estudiantes en seis sitios de todo el país, y Boston funciona como plataforma de lanzamiento para celebrar el Día de la Tierra. Las escuelas “adoptan” un flotador equipado con sensores climáticos. Como el flotador, o la boya oceánica flotante de 44 libras (19,95 kilos), se mueve con las corrientes oceánicas, mide y transmite vía satélite señales parar indicar la temperatura de la superficie. Cada flotador es parte de toda la instalación oceánica que los estudiantes pueden seguir online, junto con el flotador que adoptaron en particular.

Los estudiantes de Gates Middle School de Scituate, ubicada en las oficinas centrales comunitarias para el santuario, y la Academia Latina de Boston participaron en la actividad del programa de Flotadores Oceánicos Globales patrocinado por la NOAA en el Acuario de Nueva Inglaterra, en donde permaneció el barco de investigación del santuario, el Auk.

El Banco de Stellwagen está situado en la desembocadura de la bahía de Massachusetts y funciona no sólo como cruce para el tráfico marítimo que entra y sale de Boston, sino como una característica geológica clave que guía las corrientes oceánicas de la porción sudoeste del golfo de Maine.

“Las corrientes de los alrededores del Banco de Stellwagen son una fuerza importante en el movimiento del zooplancton para las ballenas francas del Atlántico norte, en peligro, y la dispersión de las larvas de langostas, del bacalao y de otras especies”, señaló MacDonald. “Estos flotadores agregarán información sobre cómo se mueve el agua en nuestro santuario al cuerpo del conocimiento. Esperamos que en 400 días de vida, la boya recolecte información sobre la interconexión del santuario con otras áreas del océano Atlántico.”

Las boyas también pueden ayudar a prever la aparición de huracanes, a predecir el movimiento de los contaminantes del océano y a rastrear la migración de muchas especies. Las boyas ayudan a pronosticar hacia dónde se dirigen los restos del tsunami que arrasó Japón en 2011.

Y si bien la tecnología satelital permite que medir la temperatura de la superficie del mar, las boyas son necesarias para asegurar que estas mediciones sean precisas. Sin las observaciones de las boyas para corregir las mediciones satelitales, estas mediciones pueden ser incorrectas por la presencia de polvo y otros elementos en la atmósfera.

En estos eventos para celebrar el Día de la Tierra participarán este mes alumnos de Miami (Florida), Mobile (Alabama), Seattle (Washington), Islas del Canal/Santa Bárbara (Califonria) y Maui (Hawai).

Visita la noticia completa aqui.

Fuente : FIS