Caparazones de crustáceos que también ayudan a aumentar la vida útil de bananas

Un grupo de investigadores ideó un método para utilizar quitosano –una sustancia presente en los caparazones de langostinos y cangrejos- para aumentar la vida útil de las bananas hasta en dos semanas. En el marco del 244° Encuentro Nacional y Exposición de la Sociedad Americana de Química, los científicos describieron los experimentos realizados para desarrollar una capa de espray que los consumidores pueden utilizar en sus casas.

Se trata de un recubrimiento llamado “hidrogel”, un material súper absorbente fabricado con quitosano. Xihong Li, que fue quien presentó el informe, destacó que el quitosano es una gran opción para este producto porque su acción mata las bacterias que provocan la descomposición.

“Descubrimos que al rociar las bananas con un aerogel de quitosano podíamos mantenerlas frescas hasta 12 días”, relató Li, autor principal del estudio realizado en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Tianjin Tianjin, China, informó Science Daily.

“Una vez que las bananas maduran, toman color amarillo y se ablandan, y luego se pudren. Desarrollamos una manera de mantenerlas verdes durante más tiempo e inhibir la descomposición rápida. Esa película se puede utilizar en las casas, en los supermercados y durante el envío de las bananas”, continuó Li.

El investigador explicó que las bananas, al igual que otras frutas y vegetales frescos, están vivas y en realidad “respiran” incluso después de haber sido cosechadas, y liberan dióxido de carbono a través de la piel. Cuanto más respira la banana, más rápido madura.

A diferencia de muchas otras frutas, el ritmo de respiración de la banana no disminuye y las bananas no maduran lentamente. La pulpa de la banana libera una sustancia química que aumenta la respiración y la pulpa se convierte en azúcares que le dan el sabor dulce.

A medida que aumenta la respiración, el proceso se acelera y las bananas se endulzan excesivamente y se ablandan. Ahí es cuando las bacterias de la cáscara comienzan a proliferar y pudren la banana.

En el estudio, el grupo de Li demostró que la cobertura de hidrogel de quitosano frena la respiración de la banana y mata las bacterias que provocan la descomposición, lo que mantiene la fruta fresca durante casi dos semanas.

El grupo ahora trabaja en un ingrediente nuevo para producir hidrogel que podría reemplazar al ingrediente existente, que no se puede utilizar comercialmente.

El estudio fue patrocinado por una Fundación de Ciencias Nacionales de China y la Fundación de Ciencias del Posdoctorado de China.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : FIS

Visita las noticias relacionadas aquí.