Descubren un mecanismo de nutrición de las arqueas del subsuelo marino

imagen de arqueaLas arqueas que viven en el subsuelo marino figuran entre las formas de vida más aisladas y extrañas del planeta. Bajo el fondo del mar se encuentra un desolado medio sin oxígeno ni por supuesto luz solar. Pese a ello, hay microorganismos subsistiendo allí desde hace muchos millones de años.

La existencia de vida en ese medio tan aislado y hostil ha intrigado a la comunidad científica desde los primeros hallazgos inequívocos de formas de vida en el subsuelo marino a gran profundidad bajo la superficie del mar.

Ahora, los científicos van a poder responder mejor que antes a algunas de las preguntas principales sobre cómo esos microorganismos logran sobrevivir ahí.

Un estudio a cargo del equipo de la microbióloga Karen Lloyd, de la Universidad de Tennessee en la ciudad estadounidense de Knoxville, revela la existencia de un mecanismo en arqueas del subsuelo marino que les permite nutrirse lentamente de proteínas.

Las arqueas constituyen uno de los tres dominios de la vida en la Tierra. Los otros dos son las bacterias y los eucariotas (vegetales, animales, hongos, algas y, esencialmente, todo lo demás).

Las arqueas son microorganismos unicelulares comparables en algunos aspectos a las bacterias (de hecho durante un tiempo se las catalogó como un grupo insólito de bacterias) pero con estructuras químicas y genéticas únicas, que las separan de todos los demás organismos vivientes, hasta el punto de que no faltan científicos que las consideran tan diferentes de las bacterias como los humanos lo somos de éstas.

Los microbios del subsuelo marino se encuentran entre los más organismos más comunes de la Tierra. Tal como comenta Lloyd, hay más de ellos que estrellas o granos de arena. Si pisamos barro del fondo marino, estamos pisando arqueas. Sin embargo, aunque han estado ahí durante toda la historia humana, nunca se ha sabido todo lo que hacen allá abajo.

Los científicos están interesados en la vida de esas arqueas marinas porque la actividad de estos microorganismos proporciona pistas sobre las condiciones mínimas absolutas requeridas para sustentar vida así como el ciclo del carbono.

Los científicos creían anteriormente que las proteínas sólo se descomponen en el mar por las bacterias. Pero se ha descubierto que las arqueas desempeñan un papel importante en la degradación de las proteínas en el fondo marino.

Las proteínas constituyen gran parte de la materia orgánica en el fondo del mar, el mayor depósito de carbono orgánico del mundo.

Para revelar la identidad de las células así como su manera de subsistir, Lloyd y sus colegas recogieron barro oceánico conteniendo arqueas de la Bahía de Aarhus, en Dinamarca.

Luego extrajeron cuatro células individuales y secuenciaron su ADN, comprobando finalmente la presencia de genes que codifican enzimas capaces de degradar proteínas extracelulares.

En la investigación también han trabajado Andrew Steen de la Universidad de Tennessee, así como Lars Schreiber, Dorthe G. Petersen, Kasper U. Kjeldsen, Mark A. Lever, Andreas Schramm y Bo Barker Jørgensen, de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, Ramunas Stepanauskas del Laboratorio Bigelow de Ciencias del Océano en Maine, Estados Unidos, Michael Richter de la empresa alemana Ribocon GmbH, y Sara Kleindienst y Sabine Lenk del Instituto Max Planck para Biología Marina, en Alemania.

Amplía la información aquí.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : NoticiasdelaCiencia