El primer visor cartográfico que integra datos de especies marinas del Mediterráneo

El Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ya tiene disponible en su web el Atlas de Biodiversidad Marina del Mar Balear, el primer visor cartográfico que integra datos de especies marinas del Mediterráneo, con el que se pretende dar a conocer la biodiversidad de este mar y servir de herramienta para la conservación.

Desde el pasado mes de diciembre se puede acceder en el enlace http://www.ba.ieo.es/bioatlasmarino/ al primer Atlas de Biodiversidad Marina del Mar Balear, un visor cartográfico en el que se puede consultar diversa información sobre las especies del Mediterráneo.
El objetivo estratégico del proyecto es conocer la biodiversidad de las biocenosis marinas del Mar Balear para disponer de criterios cuantitativos que permitan delimitar zonas de alta biodiversidad con fines de conservación de hábitats y especies, contribuyendo así a la reducción de la pérdida de biodiversidad causada por impactos antrópicos y cambio global.

El Atlas es el primero en Europa que integra información marina con información relevante sobre diferentes grupos taxonómicos (desde fitoplancton a grandes especies) y está elaborado a partir de datos provenientes de los diferentes grupos de investigación del IEO, con series de datos que abarcan aproximadamente 40 años de investigaciones marinas y campañas oceanográficas, desde 1970 hasta la actualidad.

La base de datos contiene más de 90.000 registros e integra un elevado número de grupos taxonómicos: 33 filos, 615 familias, 1058 géneros y alrededor de 1657 especies desde el mundo microscópico (organismos planctónicos) hasta las especies más conocidas (estrellas, esponjas, algas, medusas, peces), encontradas en el contexto de las Islas Baleares y abarca una superficie muestreada de aproximadamente 150.000 km2.

El proyecto fue cofinanciado por la Fundación Biodiversidad del entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y ha estado coordinado y dirigido por Salud Deudero del grupo RESMARE del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO, bajo el asesoramiento técnico del Servicio de SIG y Teledetección de la UIB y con la colaboración de 20 investigadores procedentes del IEO y de la Universidad de las Islas Baleares.

El bioatlas marino se origina tras la demanda de la comunidad científica, la administración púbica, consultoras ambientales u organizaciones no gubernamentales, de disponer de una herramienta de fácil acceso a datos sobre biodiversidad marina recogidos por agencias gubernamentales tales como el Instituto Español de Oceanografía (IEO). Los datos incorporados en el Atlas permiten disponer de información base para la evaluación del estado de las especies marinas de Baleares, de aplicabilidad en la gestión costera y la regulación de usos e impactos en el mar.

El Atlas posee un visor en el que realizan consultas de las especies marinas (ocurrencias, abundancias, diversidad), se visualizan los resultados en el mapa y se incorporan de forma dinámica otras capas complementarias (tipologías de hábitats, batimetrías…) y servicios de mapas (IEO, IDEIB) de fuentes diversas a través de servicios interoperables. A todo ello se suma una serie de funcionalidades que permiten al usuario realizar zoom sobre el mapa, consultarlo, obtener la leyenda de las capas activas y activar o desactivar diferentes vistas del inventario.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO), es un organismo público de investigación (OPI), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino. El IEO representa a España en la mayoría de los foros científicos y tecnológicos internacionales relacionados con el mar y sus recursos. Cuenta con nueve centros oceanográficos costeros, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por siete buques oceanográficos, entre los que destaca el Cornide de Saavedra y el Ramón Margalef.