Examinan impacto del cultivo de algas en la cría de peces de escama

alga parda investiadora sardiLa viabilidad del cultivo de algas marinas para complementar la acuicultura y la protección del medio ambiente será examinada con pruebas en mar abierto que el Instituto de Desarrollo e Investigación de Australia del Sur (Sardi) realizará en el golfo de Spencer a finales de este año.

Según el ministro de Agricultura, Gail Gago, este proyecto es un ejemplo de cómo la investigación innovadora está apoyando la prioridad estratégica del Gobierno estatal de producir alimentos y vinos premium en un medio ambiente limpio.

“Este proyecto tiene como objetivo garantizar que la industria del atún rojo del Sur y del jurel de cola amarilla tiene la oportunidad de expandirse sin causar un impacto negativo en el medio ambiente”, dijo Gago.

“También puede anunciar el comienzo de una nueva y valiosa industria australiana con una creciente demanda en los mercados nacionales e internacionales, sobre todo en Asia, de los productos derivados de las algas.”

El proyecto durará tres años y tendrá un presupuesto de de AUD 1,1 millones (USD 1,05 millones) financiado por la Corporación de Investigación y Desarrollo Pesquero en nombre del Gobierno australiano. Participarán el Sardi (una división del Ministerio de Industrias Primarias y Regiones de Australia del Sur -Pirsa-) y la Universidad de Adelaida, junto con agentes comerciales.

La investigadora del Sardi, Kathryn Wiltshire dijo que las pruebas apuntan a encontrar el tipo correcto de algas y determinar la masa de algas necesaria para eliminar de manera eficaz y natural los nutrientes creados por la acuicultura de peces de escama.

Asimismo, destacó que se trata del primer trabajo serio que se hace en Australia sobre el cultivo de algas nativas lejos de la costa.

Las pruebas identificarán las especies y los métodos más adecuados para este tipo de acuicultura, conocida como acuicultura integrada multitrófica. También proporcionará información sobre la cantidad de nutrientes extraídos por las algas, lo que ayudará a definir cuántas algas se necesitan para absorber los nutrientes de desecho de la acuicultura de peces de escama. Esta información también ayudará a conocer las oportunidades de desarrollo acuícola.

Además, el proyecto proporcionará información sobre los métodos de producción de semillas, la profundidad adecuada para el cultivo, la disposición alrededor de las granjas y datos preliminares sobre el comportamiento estacional para determinar las mejores épocas del año para sembrar y cosechar los cultivos de algas.

Gago recalcó que los niveles de subproductos de nutrientes generados por la acuicultura de peces de escama son controlados cuidadosamente en virtud de la Ley de acuicultura de Australia del Sur. Esto implica pruebas anuales de ADN realizadas por el Sardi en representación de los sectores de la industria, para evaluar la salud de los organismos del fondo marino y garantizar la acuicultura sostenible.

También se tiene en cuenta el valor comercial de las algas en sus usos como aditivos alimentarios, cosméticos, suplementos dietéticos, productos a base de hierbas, fertilizantes y piensos para animales, incluido el pienso para el abulón.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : FIS