Investigadores descubren cómo el océano pierde nitrógeno

bomba ctdUn equipo de científicos descubrió que la materia orgánica de algas en descomposición regula la pérdida de nitrógeno en las zonas de mínimo de oxígeno del Pacífico sur. El grupo, formado por investigadores del Instituto Max Planck de Microbiología y colegas de Geomar y de la Universidad de Kiel, publicó sus hallazgos en la reconocida revista científica Nature Geoscience.

En la actualidad, la investigación marina intenta predecir mejor la respuesta del océano al calentamiento global y a la actividad humana, y esto requiere la comprensión del ciclo de nitrógeno del océano, ya que el nitrógeno es el nutriente limitante para la vida en el océano. Su forma biodisponible (nitrógeno fijado) se produce a partir del nitrógeno gaseoso liberado por las bacterias o por el transporte hacia el océano como polvo o escorrentía fluvial.

Pero debido a la actividad de miles de millones de microorganismos marinos, este nitrógeno fijado se transforma rápidamente en gaseoso y escapa luego del océano hacia la atmósfera. Dos procesos son los principales responsables de esta pérdida de nitrógeno: la desnitrificación y la oxidación anaeróbica del amonio (anammox), ambos realizados por bacterias anaerobias.

Hasta el 40% de la pérdida global de nitrógeno oceánico se produce en estas zonas de mínimo de oxígeno (ZMO), o áreas bajas en oxígeno.

“La ZMO oriental tropical del Pacífico sur es una de las ZMO más grandes del mundo”, explica Tim Kalvelage, del Instituto Max Planck de Microbiología Marina y autor principal de este estudio. “Suponemos que si pudiéramos identificar y limitar los parámetros que regulan la pérdida de nitrógeno de esta ZMO, podríamos predecir mejor la pérdida de nitrógeno en todas las ZMO y posiblemente también del océano.”

Varias expediciones a bordo de un barco de investigación tuvieron como objetivo específico tomar muestras en la ZMO del Pacífico sur, que luego fueron analizadas. Los resultados muestran un resumen detallado de la distribución de los nutrientes, las tasas de los procesos de pérdida de N y la abundancia e identidad de las bacterias en la ZMO del Pacífico sur.

Además, se utilizaron modelos para calcular la cantidad de biomasa de algas exportada desde la superficie hasta las aguas más profundas de la ZMO. En total, este estudio a gran escala produjo la distribución de nitrógeno más amplia para una ZMO oceánica hasta el momento.

“Nuestros resultados ayudarán a estimar de manera más realista los efectos a corto y largo plazo de la desoxigenación oceánica producida por la actividad humana y el cambio de la productividad en el ciclo del nitrógeno en las ZMO, así como en el resto del océano. Esto es fundamental para estimar la cantidad de CO2 que puede ser absorbida por el océano en el futuro”, indica el profesor Marcel Kuypers.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : Fis