Investigan el uso de microalgas purificadoras, y como fuente de energía

cultivo microalgasDespués de dos años de intenso trabajo, y en el marco del proyecto EnerBioAlgae, la Universidad de Vigo (UVIGO), en colaboración con la Universidad de Almería, el Inega, la Universidad de Aveiro, la Universidad de Pau et Pays de l’Adour y el Centre National de la Recherche Scientifique, han dado importantes pasos en la investigación sobre el uso de las microalgas como energía renovable.

Y así lo señalaba Jesús Torres Palenzuela, del Departamento de Física Aplicada de UVIGO durante la jornada técnica celebrada este lunes en el Edificio de Ciencias Experimentales; donde los diferentes socios del proyecto presentaron los resultados de las líneas de investigación y dieron por concluida una colaboración que ahora buscará nuevos caminos para continuar en un campo “en el que todavía queda mucho por hacer”.

EnerBioAlgae, enmarcado en el Programa Operativo de Cooperación Territorial del Sudoeste Europeo (Sudoe), es una propuesta que integra la protección y la conservación del medio ambiente, y lucha contra el cambio climático, la diversificación de las fuentes energéticas y la protección de la biodiversidad. En este caso, son las microalgas el eje fundamental de dicho proyecto.

Así, remarcan desde la Universidad de Vigo, “el uso de microalgas como fuente de energía vía biomasa para usos energéticos o para su conversión en biocombustibles tiene excelentes perspectivas de futuro, pero requiere más inversión en la investigación aplicada y apoyada por experiencias piloto con carácter demostrativo; y es en este contexto en el que se inserta EnerBioAlgae, con el Departamento de Física Aplicada a la cabeza”. Y, en este sentido, el profesor Torres Palenzuela destacaba que después de estos dos años de trabajo los objetivos se han cumplido “ya que se obtuvieron resultados favorables tanto en la producción de biomasa procedente de algas, como en el desarrollo de los aspectos metodológicos, técnicos, económicos y ambientales en la identificación y explotación de recursos hídricos degradados con elevada carga inorgánica y potencial energético; en el desarrollo de tecnologías de instrumentación para el control on-line de cultivos energéticos y de la calidad de las aguas, para optimizar la calidad del biodiesel obtenido a partir de microalgas; y para demostrar la viabilidad de estas tecnologías”. A lo que añadía que si bien se han cumplido los objetivos marcados en un primer momento “todavía queda mucho por hacer en este campo para poder convertir esta iniciativa en una idea viable técnica, económica y ambientalmente”. Aun así, y fruto de este trabajo surgieron varias empresas en el seno de los grupos de investigación que se sitúan en un nicho de mercado nuevo y estrictamente vinculado al I+D+i.

Una de las aportaciones realizadas por los investigadores del Departamento de Física Aplicada de UVIGO ha sido el desarrollo de un algoritmo para el control de biomasa en fotobiorreactores, que es una de las principales metas de EnerBioAlgae. Se trataba de crear algoritmos para el control de la biomasa mediante redes neuronales y técnicas de espectroscopia de fluorescencia (SFS), que se basa en la medición de la intensidad de la fluorescencia de una muestra con las longitudes de onda de excitación y emisión diferentes. A lo largo de este tiempo, añaden desde UVIGO, y en colaboración con Augas de Galicia y Aqualia, se instaló una planta piloto de cultivos de microalgas con fines energéticos en la EDAR de Guillarei, en Tui, que consiste en un raceway de cuarenta metros de largo por cuatro de ancho, con foso de aireación y un rotor para mover de forma continua el cultivo. “Otras líneas que se abren ahora están relacionadas con el uso de microalgas para limpieza de aguas contaminadas con metales pesados y otros contaminantes y también para la absorción de CO2”, señalan las mismas fuentes.

En el caso concreto de la comunidad gallega, explicaba también Palenzuela,“partimos de varios interrogantes, como poder trabajar con microalgas y cepas en Galicia; pero encontramos cepas autóctonas y adaptadas a los medios que nos permitieron desarrollar el proyecto”.

Otros de los objetivos cumplidos ha sido la producción de biomasa de microalgas empleando sólo afluentes industriales, de la mano de la Universidad de Almería; la producción de biomasa en reactores piloto para ensayos de producción de biodiesel, siendo la Universidad de Aveiro la encargada de poner a punto la tecnología de producción de biodiesel a partir de biomasa de microalgas; la obtención de biodiesel a partir de diferentes métodos de extracción; o la caracterización termofísica de biodiéseles a partir de la medida de propiedades calorimétricas, de la mano de la Universidad de Pau.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : Ipacuicultura