Los peces prefieren las presas más grandes

Foto Jorge Fernandez - IEOInvestigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Universidad de Bangor en Reino Unido han estudiado la relación depredador-presa de los peces que habitan los fondos de las islas de Mallorca y Menorca y han observado cómo dichas relaciones pueden definir las preferencias de hábitat de las especies predadoras.

El trabajo, publicado en la revista Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Science por investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO y la Universidad de Bangor, analiza la relación entre la abundancia de depredadores y presas, y la dimensión de la boca de los peces y el tamaño de sus presas. La ingesta de alimento en los peces está limitado por el tamaño de su boca. Por lo tanto, el tamaño de la presa es un parámetro importante para los peces ya que influye en la tasa de consumo y gasto de energía mientras se alimentan. A mayores presas mayores tasas de consumo y menor gasto de energía en busca de alimento.

En la investigación se estudiaron nueve especies de peces de la plataforma continental de las islas de Mallorca y Menorca, en el marco del proyecto MEDITS. Cuatro de estas especies mostraron un incremento de su abundancia según aumentaba la abundancia de presas. A partir del análisis del contenido de sus estómagos se encontró una relación positiva entre el tamaño de la boca y el de las presas en seis de las especies analizadas. Sólo se observaron evidencias claras de la selectividad del tamaño de las presas en el caso de la merluza europea (Merluccius merluccius) lo cual sugiere una mayor importancia del tamaño de la presa respecto a su abundancia. El estudio muestra como algunos peces que se alimentan de presas bentónicas (aquellas que viven sobre el fondo) y que tienen preferencia por los hábitats donde encuentran más presas y de un tamaño adecuado al de su boca, podrían verse afectadas por la ausencia de éstas.

Esto sugiere que en los fondos marinos en los que el efecto de la pesca de arrastre ha disminuido la abundancia y la talla de las especies que viven sobre ellos, habrá menos probabilidad de encontrar peces de gran tamaño.

El programa internacional MEDITS, cofinanciado por la Unión Europea, tiene como objetivo principal generar conocimientos científicos para la gestión de las pesquerías en el área mediterránea. Para ello, 11 países ribereños deben realizar campañas anuales de investigación oceanográfica para evaluar la abundancia y la distribución de las poblaciones de una serie de especies objetivo con independencia de los datos facilitados por la pesca de arrastre comercial, y evaluar el impacto de la actividad pesquera sobre el medio ambiente. El fin es establecer un marco comunitario para la recopilación, gestión y uso de los datos del sector pesquero y el apoyo al asesoramiento científico en relación con la política pesquera común.

Visita la nota de prensa del IEO aqui.

Fuente : IEO