Más de 800 yates fondearon sobre la posidonia protegida de Baleares

Más de 800 embarcaciones de recreo fueron obligadas a cambiar su lugar de fondeo a lo largo de este verano en las costas de Baleares por haberse situado en zonas con fondos protegidos de posidonia. Los patronos habían lanzado sus anclas sobre las praderas oceánicas que constituyen ámbitos de gran valor ecológico preservados como LIC (Lugares de Interés Comunitario) por una normativa internacional de la UE y por las leyes autonómicas y españolas.

De los más de 800 yates que fondearon en esas zonas, solo 12 fueron expedientados por parte de la Guardia Civil y los servicios del Gobierno de Baleares, por infracciones graves y causar daños la posidonia. Unos 12.500 usaron de manera correcta las boyas ecológicas de fondeo en las zonas delimitadas en las islas de Formentera, Ibiza, Mallorca y Menorca, según los datos facilitados por el consejero balear de Medio Ambiente, Biel Company.

En los últimos veranos arreciaron las denuncias de los ecologistas y de las autoridades de Formentera por los repetidos destrozos que causan el garreo de las anclas y las cadenas sobre las plantas, que tardan decenas de años en regenerarse. En varias ocasiones las anclas de megayates, hasta de un centenar de metros de eslora, arrasaron ámbitos submarinos poblados por la posidonia, según documentación audiovisual divulgada en los medios.

Los campos de boyas con mayor afluencia han sido los de S’Espalmador (Formentera), con 2.729 ocupaciones, y Fornells (Menorca), con 2.651. Las guías cartográficas que señalan los puntos en los que no está autorizado lanzar el ancla e indican los amarres en las boyas y los lugares de fondeo regulados, a las que se puede acceder por medio de teléfonos móviles con tecnología Android o iPhone. En la red se pueden consultar en la web Life Posidonia.

El consejero Company anunció en Ibiza que la Comisión Europea ha archivado las denuncias existentes contra el Gobierno balear por falta de control de los fondeos ilegales en las praderas del parque natural de Ses Salines de Ibiza y Formentera, zona LIC y de la Red Natura 2000. La organización ecologista internacional Oceana ha denunciado varios casos de graves destrozos con imágenes submarinas y posiciones ilegales de barcos vía satélite. El asunto llegó a través de preguntas al Parlamento Europeo. El consejero balear considera que, al no existir indicios de incumplimientos de normativa, la Comisión Europea “avala las tareas de protección, conservación y prevención” que desarrolla el Gobierno balear, “que cumple” los programas Life Posidonia y los programas de gestión del parque natural.

Visita la Web del Proyecto LIFE POSIDONIA aquí y la gestión de fondeos aquí.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : ElPais