Relacionan varamiento de crustáceos con calentamiento del mar

Miles de pequeños crustáceos vararon el miércoles pasado en la orilla del mar en el distrito de Pucusana, al sur de Lima, ocupando una superficie de alrededor de 80 metros.

Si bien las autoridades municipales ya limpiaron la playa con el fin de evitar una posible contaminación humana y ambiental, un experto del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) pudo recorrer la zona y comprobar que los ejemplares no eran langostinos sino múnidas, un recurso conocido por los pescadores como krill.

Según Yuri Hooken, biólogo de Sernanp, esta especie, que mide unos cinco centímetros y vive en aguas frías alejadas de las orillas, se caracteriza por su escasa capacidad para luchar contra la corriente.

“Cuando hay vientos fuertes suelen vararse en grandes cantidades en las playas”, dijo el científico.

En esta oportunidad, se calcula que en el balneario peruano había entre 200 y 300 kilogramos de múnidas.

Por el momento, expertos del Instituto del Mar del Perú (Imarpe) se encuentran analizando los crustáceos encontrados.

Al respecto, el capitán de Puerto de la Marina de Guerra, Joel Ganoza, dijo estar a la espera de los resultados científicos.

“Hemos ido a verificar que esto no se trate de una contaminación de hidrocarburos, lo estamos descartando por el momento porque, de ser así, habría otro tipo de especies que estuvieran contaminadas”, señaló.

Para Hooken, la aparición de este recurso se debe al calentamiento del mar, que va desde el norte del país hasta Lima.

“El agua caliente que viene del norte no está totalmente pegada a la costa. Estas aguas calientes han arrimado las aguas frías, donde habitualmente habita esta especie. Es probable que las múnidas hayan sido atrapadas por las corrientes de este tiempo”, explicó Hooken.

En tanto, el director de la Organización Científica para Conservación de Animales Acuáticos (ORCA), Carlos Yaipén, aclaró que el cambio de temperatura y otros cambios biológicos son negativos para los crustáceos.

“Dependiendo de la clase de pruebas que se practiquen, el tiempo de espera para obtener los resultados puede variar entre un día y una semana, normalmente”, agregó.

Por último, Andrés Chipolini Montenegro, biólogo y director de la Unidad de Investigaciones de Recursos Pelágicos Neríticos y Oceánicos de Imarpe, declaró “No hay nexos con muerte de pelícanos” ocurrida días atrás en el país.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : FIS