Selección de imágenes por el IEO en su participación en el proyecto LIFE+ INDEMARES

Con motivo de la celebración del Día Mundial de los Océanos, el Instituto Español de Oceanografía (IEO) quiere compartir la primera selección de imágenes de las filmaciones llevadas a cabo en sus últimas campañas en el marco del proyecto INDEMARES: las realizadas en los volcanes de fango del golfo de Cádiz y el conjunto de cañones de Avilés.

Recientemente, el Instituto Español de Oceanografía ha llevado a cabo sus dos primeras campañas oceanográficas con el robot submarino Liropus 2000 en el marco del proyecto INDEMARES.

En ellas han podido filmar por primera vez algunos de los ecosistemas más singulares y desconocidos de nuestros mares: las comunidades asociadas a las emanaciones de metano de los volcanes de fango en el golfo de Cádiz, y los arrecifes de corales de aguas frías del cañón de Avilés.

Tras años de investigaciones obteniendo información por métodos indirectos, el instrumental de última tecnología adquirido recientemente por el IEO, ha permitido por primera vez observar de manera directa estos frágiles ecosistemas que se encuentran entre 400 y más de 1000 metros bajo el agua. Muy lejos de nuestros ojos y sin embargo muy sensibles a nuestros impactos.

Ambas campañas se desarrollaron a bordo del buque oceanográfico Ramón Margalef, con el robot submarino Liropus 2000 y en el marco del proyecto LIFE + INDEMARES.

Las chimeneas de Cádiz

A finales de abril terminaba la última campaña INDEMARES-CHICA. Durante 15 días, investigadores del Centro Oceanográfico de Málaga del IEO tuvieron la responsabilidad de llevar a cabo la primera campaña oceanográfica con el tándem Margalef-Liropus, el buque y el robot submarino más modernos de la flota oceanográfica española, para nada más y nada menos que filmar por primera vez los ecosistemas profundos asociados a las emanaciones de gas metano de los fondos del golfo de Cádiz.

Durante la expedición se constató la presencia de un elevado número de focos de emisión de fluidos, superior al que se había registrado hasta la actualidad, y se incrementó considerablemente el número de especies encontradas que podría alcanzar el millar, alguna de ellas de inmenso valor natural y que nunca antes habían sido citadas en la zona.

Este singular y diverso ecosistema tiene lugar gracias a unas bacterias capaces de utilizar el gas metano como fuente de energía y dar lugar a carbonato cálcico, o lo que es lo mismo: son capaces de convertir el gas en piedra. De esta forma, lo que era un fondo fangoso con una diversidad escasa se transforma en un sustrato rocoso donde crecen corales, gorgonias, esponjas y un sinfín de organismos.

Imagen de previsualización de YouTube

Los arrecifes de coral del cañón de Avilés

Tan pronto como terminaba la campaña del golfo de Cádiz, el Margalef y el Liropus pusieron rumbo al Cantábrico. Comenzaba la tercera campaña INDEMARES-AVILÉS 0412, en la que se filmarían por primera vez los ecosistemas más inaccesibles del conjunto de cañones de Avilés. Entre ellos, el espectacular arrecife de coral del cañón de La Gaviera, situado a más de 800 metros de profundidad.

Durante la campaña, además, se recuperó, gracias también al ROV Liropus, una plataforma científica que se fondeó en el cañón durante un año para estudiar los procesos físicos que permiten el asentamiento de corales de aguas profundas.

Imagen de previsualización de YouTube

Visita la nota de prensa del IEO aquí.

Fuente : IEO